Home / Agapornis  / Agapornis: Problemas y Soluciones.

Agapornis: Problemas y Soluciones.

Después de años resolviendo dudas en foros y correos a problemas a los que frecuentemente nos encontramos los criadores y aficionados a los agapornis me decido a escribir estas líneas a modo de resumen de

Después de años resolviendo dudas en foros y correos a problemas a los que frecuentemente nos encontramos los criadores y aficionados a los agapornis me decido a escribir estas líneas a modo de resumen de los casos más típicos, los motivos más frecuentes y las soluciones más comunes que podemos adoptar llegados al caso de que nos ocurran los siguientes problemas con nuestros agapornis. Siempre que nuestros ejemplares vivan en voladera exterior y nos encontremos con algún tipo de problema de salud es preciso colocarlo en una jaula en interior para evitar fríos y competencia para hacerse con la comida o la bebida.

Problemas en agapornis; heridas.

Es muy común que un agapornis se encuentre en algún momento con algún tipo de herida. Si viven en compañía de otros de su misma especie es algo incluso frecuente que se puedan producir mordeduras unos a otros, especialmente en las patas. Algo que puede parecer sencillo puede acabar con la vida de nuestro animal. En ningún caso debemos permitir que se acostumbre a morderse él mismo en la herida o de lo contrario nunca sanará. En situaciones de heridas leves basta con aplicar un poco de betadine siempre rebajado en agua para evitar picores, y en casos de mayor gravedad debemos utilizar algún tipo de pomada cicatrizante de uso farmacéutico. Si la herida se encuentra cerca de la zona de la anilla y se le produce un poco de hinchazón hay que cortar la anilla o se puede producir un corte de circulación que resultaría fatal.

Pico crecido en agapornis

pico-crecido

Esta situación no es que sea muy común, pero son casos que se dan y que incluso a veces los propietarios no alcanzan a darse cuenta de que su agapornis no tiene un pico normal y que de no solucionarse el problema, este puede acabar en un deterioro progresivo del animal debido a la dificultad que pueden encontrar para alimentarse. En casos leves puede solucionarse proporcionando a nuestro animal una piedra de calcio o un hueso de jibia, aunque eso es algo que no debe faltarle nunca aun teniendo un pico normal. Cuando la situación se agrava hay que recurrir a cortar el extremo sobrante del pico, Pero atención, no debe realizarlo alguien inexperto o las consecuencias pueden ser desastrosas. Siempre un profesional o alguien que sepa lo que hace.

Mal aspecto de las plumas en agapornis.

Esta circunstancia puede deberse a muchas causas, y ese debe ser nuestro principal objetivo: descubrir la causa que lo está provocando. Puede ser que el ejemplar sea DD (que lleve doble factor de oscuridad) y que sus progenitores también lo hayan sido, sumando unas generaciones sucesivas con esa característica en su mutación. Evitemos el emparejamiento de dos ejemplares siendo ambos DD.

El uso de jaulas redondas, cuyos barrotes tienden a unirse en el centro de la parte alta, suele ser otra causa, ya que estos animales trepan entre dichos barrotes sacando sus plumas, en especial las de la cola, y produciendo un deterioro de las mismas. Los ácaros también pueden terminar empobreciendo la pluma de nuestros animales. El importante la higiene de su jaula y sobre todo de su nido, usando para ello algún producto específico que podremos adquirir en tiendas especializadas.

En circunstancias en las que sea necesario usar un insecticida sobre el cuerpo del propio agapornis debemos estar muy seguros del producto que hemos adquirido y el uso y la frecuencia con la que debemos usarlo. A veces las hembras se despluman un poco la zona del pecho cuando están incubando. No debemos darle importancia a ese detalle ya que lo hacen para dar calor más directo a sus huevos o a sus crías pequeñas. Si el animal presenta una caída brutal de su pluma entonces podríamos estar ante un caso de PBFD, una enfermedad que crea mucha controversia entre criadores y veterinarios, por lo que lo único que podemos hacer es ponerlo en manos de un profesional.

Atocia o huevo retenido en agapornis hembras

atocia-huevo-retenido

Esto suele ocurrir con mucha frecuencia si dejamos criar a una hembra que no ha alcanzado la madurez total y que debemos evitar esperando a que ésta cumpla un año de edad o no le quede mucho para ello. Eso no significa que no le pueda ocurrir a una hembra adulta, es más, ocurre. Bajo mi punto de vista es una de las mayores causas de muertes en hembras reproductoras.

En hembras adultas se desconocen las causas que pueden provocar esta situación, aunque pudiera ser que les ocurra con mayor frecuencia a féminas que tienden a poner huevos de gran tamaño o que padezcan puntualmente momentos de debilidad que le impidan la correcta expulsión del huevo y el consiguiente “atasco”. Lo importante en estos casos es llegar a tiempo. No será la primera vez que por descuido cuando miramos el nido de nuestra pareja la hembra ya está muerta porque no hemos estado atentos a su puesta.

En mi caso, si llego a tiempo la hembra se salva sí o sí. Es vital observar el estado en el que la hembra se encuentra. Si está ágil, fuerte y vuela con normalidad no debemos preocuparnos aunque le notemos la zona de cloaca muy hinchada. Seguramente se trate de una puesta muy numerosa y sólo hay que observar y controlar el ritmo normal de la puesta: día sí y día no.

La hembra está decaída y no vuela correctamente: ¡¡ Alerta !! ya debemos actuar. Lo primero es cogerla con cuidado y darle un ligero masaje en la zona alta a la cloaca notando como colocamos el huevo en la posición correcta de salida acercándolo un poco a la cloaca y después humedecemos la misma con un bastoncillo bastante impregnado en aceite.

Si el huevo estaba mal posicionado se solucionará con esto que hemos hecho, pudiendo también colocar la zona de la cloaca recibiendo el vapor producido por aqua hirviendo. Mucho cuidado con eso. Si el caso es más serio yo no aconsejo a nadie que saque forzosamente el huevo del interior del vientre de la hembra porque el riesgo de romperlo es muy alto y aseguraríamos la muerte de nuestra mascota. La solución entonces: hay que recurrir a la medicina o directamente a un profesional veterinario. Con una mínima dosis que le demos de un dilatador uterino será huevo expulsado en pocas horas.

Huevos de agapornis que no eclosionan.

Como he dicho anteriormente las hembras de agapornis ponen sus huevos día sí y día no, por consiguiente deben ir eclosionando de igual manera, aunque siendo lo normal no siempre es así. La primera eclosión se producirá aproximadamente veintitrés días desde la expulsión del primer huevo, pudiendo rondar entre los veintidós y los veinticuatro días. Para evitar riesgos siempre aconsejo no retirar los huevos hasta pasados veinticinco días desde la puesta del último huevo. Las causas por las que los huevos no eclosionan pueden ser varias. Lo primero es que debemos asegurarnos que efectivamente nuestra pareja está compuesta por macho y hembra. Dando ese punto por obvio el aspecto más frecuente que puede provocar esta situación es la humedad, ya sea por exceso o por defecto. Siempre debemos preocuparnos de la situación física en la que se encuentra la jaula de nuestros agapornis, siendo imprescindible que tengan horas de luz natural, que no estén expuestos a vientos y que dispongan de una bañerita con agua limpia que ellos utilizarán instintivamente, así como el material del que está fabricado el nido que le hayamos suministrado. Lo mejor es la madera, y si es tablón marino mejor.

Red-Suffusion.

Red-Suffusion

Lo primero que hay que decir es que no hablamos de una mutación sino de una patología. Esta enfermedad consiste en la pérdida progresiva del color natural de la pluma del ave tomando un tono rojo que normalmente va aumentando con el paso del tiempo. Existen muchas hipótesis sobre este problema aunque lo más aceptado es que se debe a una sobrecarga hepática de grasas. Cuando se trata de ejemplares jóvenes se dan muchos casos en los que con un cambio radical en su dieta pueden ir recuperándose, siendo más complicado si el animal es adulto y ha alcanzado un grado de pigmentación roja alarmante. Es muy importante controlar siempre el índice de grasas que suministramos a nuestros Agapornis y en caso de notar una sospecha de red-suffusion realizar un cambio radical en su dieta, eliminando picas o semillas muy grasientas y administrándoles una buena cantidad de fruta u verduras. En el caso en que el animal no esté habituado a la ingesta de frutas y verduras lo mejor es recurrir a su instinto imitador colocándolo junto a otros ejemplares que sí estén acostumbrados a ello.

Mal comportamiento en agapornis.

En muchas ocasiones los aficionados poseedores de un Agapornis preguntan a cerca de un repentino cambio de comportamiento en su animal. En la gran mayoría de las ocasiones se trata de Agapornis que han sido criados a papilla y entre ellos destacan las hembras sobre los machos. Durante el proceso de empapillamiento todos los agapornis suelen reaccionar bien y mostrarse cariñosos y muy sociables con sus dueños, pero es muy normal que al llegar a los seis o siete meses de vida se produzca un empeoramiento en su actitud, mordiendo con fuerza y rechazando contacto humano. Se trata ni más ni menos que de la primera aparición del celo. Bajo mi punto de vista no es nada aconsejable una excesiva humanización de un Agapornis. Lo mejor es que vivan en pareja y si se desea tener a un papillero como mascota es preferible que se críe junto a otro de su especie y les demos su tiempo entre ellos. Si son macho y hembra mucho mejor.

Patas de rana en agapornis.

patas-rana-agapornis

Aquí nos encontramos con un serio problema al que si no ponemos solución mientras el animal es muy muy joven nos veremos con una situación desagradable que no podrá mejorarse en el futuro. Consiste en un estiramiento lateral normalmente de una de las patas, aunque en ocasiones también puede presentarse en las dos. Esa pata queda sin flexión y totalmente inservible, llegando a atrofiar incluso los dedos provocando una invalidez total del miembro. Es imprescindible actuar desde que el pollito tiene sólo unos días de vida y efectivamente no podrá continuar en el nido con sus padres, sino que nos veremos forzados a criarlo nosotros mismos artificialmente mediante papilla.

patas-rana-agapornis-soporte

La solución consiste en fabricar un soporte de goma o espuma de manera que podamos sostener las dos patas del animal en su posición correcta pero sin impedir la circulación sanguínea. Ese sistema “ortopédico” debe mantenerse durante bastante tiempo hasta que veamos que la posición de las patas se ha corregido. Es normal que ante casos como estos pensemos que no vamos a poder solucionar el problema, pero sí, con constancia se puede. La gran mayoría de estos casos se producen por dos motivos: escasez de material en el nido o por nido de dimensiones reducidas.

Material para el nido de agapornis.

Tema éste más importante de lo que puede parecer, ya que pueden darse casos incluso de amputaciones de miembros, especialmente las patas, si no usamos un material adecuado. Totalmente prohibidos quedan los hilos artificiales o pelos sintéticos o de animales. Con ellos casi nos aseguramos que nuestras crías (y los padres) presentarán enredos y torniquetes en sus patas que pueden ser leves si lo notamos a tiempo y lo solucionamos, o muy graves si la zona llega a cerrar la circulación provocando, como ya he dicho, amputaciones y muertes. Existen criadores que únicamente colocan virutas de madera en la base del nido y les va bien así. Yo prefiero usar ramas naturales de palmera, y de esa forma ellos van cubriendo los restos de excrementos y van proporcionando al nido la temperatura y la humedad necesarias. Es importante que las ramas sean verdes y no estén ya secas. También pueden usarse ramas de otras plantas como olivo o sauce.

Crías de agapornis rechazadas.

No es algo muy común que una pareja reproductora rechace a alguna de sus crías, pero sí se pueden dar algunos casos. Distinto es que en un nido muy poblado notemos como la más pequeña de las crías apenas va cogiendo cuerpo… eso es la propia vida en sí que al igual que en la naturaleza los irá seleccionando… ley de vida como suele decirse. En estos casos mi opción es traspasar crías a otros nidos de la misma edad que estén menos poblados. Siempre da resultado. Pero ese no es el caso, hablamos de una pareja reproductora consagrada que vemos como no atiende adecuadamente a una de sus crías sin tener demasiadas crías en su nido o sin ser la más pequeña. Mi instinto me dice que lo hacen porque notan que algo no va bien y si ellos lo quieren así… por algo será.

Picaje a las crías de agapornis.

picaje-crias-agapornis

Dejo para el final el tema más complicado. Sin duda el picaje a las crías es algo que nos trae de cabeza a todos los criadores. Es digno de admirar un nido cuando vemos que está lleno de auténticas bolitas de plumas preciosas, pero en ocasiones tenemos parejas a las que llamamos “peluqueras” porque desde que sus crías comienzan a mostrar algo de plumas ellos se encargan de ir arrancándolas.

Existen dos casos claramente diferenciados. Mientras el picaje se produzca en zonas corporales respetando alas y cola no existe un verdadero serio problema. Esas crías saltarán del nido muy feas, pero en cuanto lleven unas semanas alejados de sus padres su aspecto será absolutamente normal.

Es el caso que vemos arriba. Distinto y muy distinto es cuando los padres alcanzan tal grado de picaje que les arrancan incluso las plumas remeras y coberteras de las alas y las de la cola. Entonces sí que tenemos un serio problema ya que esas crías nunca van a poder volar y valerse por ellos mismos.

¿Soluciones? Pues realmente complicado. Ya quisieran muchos criadores saber cómo poder solucionar eso. Existen remedios que con algunas parejas dan resultado, pero hay otras con las que parece una tarea imposible.

Teorías sobre los motivos existen muchas y sobre las soluciones también, aunque como digo en algunos casos nada efectivas. Lo primero a lo que podemos recurrir es a untar a las crías con crema de aloe vera, eso produce repugnancia a los padres, que siguen alimentando a sus crías, pero disminuyendo el picaje sobre ellas.

También se habla de enriquecer la dieta de los padres con auténtica grasa animal como el tocino, algo que yo no he probado nunca. Si se encuentran con este problema hagan sus pruebas y ojalá se solucione.

Juan A. García. “Agapornis La Isla”.

sexar agapornis por sangre

Rapaz lector, creador de contenidos y fan de la tinta y pluma. ¡Píame si necesitas ayuda en la caja de comentarios!

Review overview
3 COMMENTS
  • Noelia abril 29, 2020

    Hola, queria hacerle una pregunta mi agaporni esta en celo y come muy poco debe de ser del celo o de otra cosa?

  • Carol mayo 5, 2020

    Hola tengo un agaporni de 6 meses le dimos papilla,le gusta mucho estar conmigo de los 4 que vivimos en casa,pero lleva un mes que me pellizca en el cuello brazo le da igual es como cuando el se desparasita o se quita plumitas.Es muy molesto no se que hacer para quitarle esa manía si me pudieras aconsejar si no se pasara más rato del que me gustaría en la jaula ,gracias

  • Belen mayo 19, 2020

    Hola tengo un agapornis, y desesperadamente como que se picotea o mas bien rasca cerca de su alita y mientras hace eso emite un chillido como de desesperacion, la lleve al veterinario dos veces pero no encuentran que tenga nada raro, pero es una conducta que antes no tenia ! Porfavor necesito orientación

POST A COMMENT