Home / Post sobre aves  / Aves y niños ¿Es seguro para nuestros hijos?

Aves y niños ¿Es seguro para nuestros hijos?

Aves y niños ¿Es seguro para nuestros hijos? Aves y niños son una combinación delicada. Tener una mascota es una experiencia formativa para cualquier niño, no todas las mascotas son una buena opción para ellos. Las

Aves y niños ¿Es seguro para nuestros hijos?

Aves y niños ¿Es seguro para nuestros hijos?

Aves y niños son una combinación delicada. Tener una mascota es una experiencia formativa para cualquier niño, no todas las mascotas son una buena opción para ellos. Las aves requieren cuidados especiales que los niños pueden ignorar. Conoce aquí lo que debes saber con respecto a tener aves como mascota para tus hijos.

¿Se pueden tener aves y niños al mismo tiempo?

No es recomendable que un niño tenga un ave como mascota. Las aves son delicadas y frágiles, además de que no demuestran afecto como un perro o gato. Los niños tienden a aburrirse de ellas o tratar de jugar con ellas de manera agresiva. Además, ambos pueden presentar un peligro para el otro si no se manejan con cuidado, y en general requieren mucha supervisión.

 

Sin embargo, un padre atento y responsable puede hacer que esta relación funcione. Y además de eso, puede hacerla una experiencia formativa extremadamente valiosa para el niño. Las mascotas son excelentes oportunidades de aprendizaje para que los niños se familiaricen con la responsabilidad. Un ave puede enseñar delicadeza, paciencia y respeto como pocas mascotas.

 

Pero antes de tomar la decisión, necesitas tener en cuenta ciertas consideraciones.

Inconvenientes para las aves

Aves y niños Inconvenientes para las aves

 

Los niños generalmente tienen un plazo de atención muy corto y pueden aburrirse rápido Además, no controlan bien sus impulsos. Por estas razones algunos de los potenciales daños que le pueden causar a las aves son:

Daños físicos

Un niño no familiarizado con las aves puede intentar interactuar con ellas con cierta brusquedad. Las aves tienen huesos muy delicados que no soportan tratos agresivos. Los niños tienden a tratarlas con rudeza, causándoles dolor y potencialmente daños permanentes a partes vitales. Las aves, excepto en muy escasas situaciones, nunca deben ser agarradas a la fuerza. Si se desean cargar deben acceder por cuenta propia.

Negligencia

Los niños no tienen generalmente la capacidad de atención e interés como para satisfacer todas las necesidades de un ave. Ellas necesitan una alimentación constante con reemplazos regulares de agua y comida. Además, necesitan que sus áreas sean limpiadas diariamente para evitar malos olores y acumulación de desperdicios. Y también necesitan de compañía y afecto. Un niño debe estar dispuesto a proveer todo esto, solo o con ayuda.

Daños sensoriales

Las aves tienen algunos sentidos muy desarrollados, como la vista y la audición. Estímulos muy frecuentes y grandes pueden resultar dañinos para ellas, causando problemas nerviosos graves y permanentes que afectarán su felicidad. Los niños deben tener especial cuidado de no hacer ruidos altos y molestos para las aves de la casa. Además, deben aprender a respetar sus horarios de sueño.

Inconvenientes para los niños

aves y niños inconvenientes para los niños

 

No solo son los niños los que pueden dañar accidentalmente a las aves si no tienen cuidado y delicadeza. Las aves, como cualquier animal, puede reaccionar de manera agresiva, o no puede controlar sus funciones naturales. Alguno de los daños que le pueden causar a los niños son:

Daños por picaduras

Las aves pueden picotear bastante fuerte por distintas razones, causando extra daño a la piel delicada de un niño. Un ave que se sienta amenazada o que esté asustada es propensa a picotear a las personas que la rodean. Y no necesariamente necesitan un estímulo negativo para hacerlo. Sus picos son el principal medio por el cual obtienen información del mundo. Solo por jugar o curiosear pueden causar daño si no se es prevenido.

Rasguños por las garras

Las garras de las aves son bastante fuertes y afiladas, ya sea para romper frutos y piedras como para cazar insectos. Al posarse sobre la piel desnuda de un niño pueden causar rasguños o incluso laceraraciones si no se tiene cuidado. Esto no lo hacen con intención de dañar o atacar, es mas bien algo inevitable para ellas. Sobretodo en ambientes domésticos donde sus garras no se desgastan naturalmente.

Alergias

Los niños tienden a ser particularmente sensibles con agentes externos. Sus sistemas inmunes están todavía en desarrollo y pueden comprometerse fácilmente. Las aves producen una serie de agentes que pueden afectar a niños alérgicos. Alguno de estos agentes son las plumas, la piel seca debajo del plumaje e incluso ácaros. Niños alérgicos deben tener especial cuidado con aves y demás mascotas.

¿Cómo mantenerlos a los dos sanos y seguros?

La manera de hacer convivir a aves y niños sin mayores inconvenientes es bajo constante supervisión y sensibilización. Todos los potenciales problemas mencionados se pueden evitar sin mucho esfuerzo si se enseña desde temprano a respetar espacios personales. Y esta no es responsabilidad que recae exclusivamente sobre los niños, aunque sí es una parte importante.

 

Las aves son animales extremadamente inteligentes que puede aprender cuestiones complejas muy rápido. A ellas también se les deberá enseñar a convivir con los niños y a no sobrepasar los límites que se les impongan. Si ambas partes están bien educadas, entonces la convivencia será amena y productiva.

 

Y recuerda que en BBI Laboratorios somos especialistas en sexado de aves por ADN y detección de enfermedades de aves. Además puedes seguirnos en nuestras redes sociales principales (Facebook, Twitter, Instagram) donde compartimos información relevante sobre nuestra actividad y el mundo de las aves.

Rapaz lector, creador de contenidos y fan de la tinta y pluma. ¡Píame si necesitas ayuda en la caja de comentarios!

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT